Ajustes salariales… ¿Para quién?

En paralelo al complejo y escabroso tema de si hay que facilitar o no los despidos en las empresas, se nos ha bombardeado durante años con el tema de los ajustes salariales. No negaremos que en algún caso concreto esto último pueda estar justificado, pero del modo y al nivel en que se ha ido promoviendo resulta inviable, e incide de hecho en una de las que apuntábamos recientemente como causas de la actual crisis. Como comenta el catedrático de economía Juan Torres López:

“Si una empresa logra salarios más bajos, reduce sus costes y puede obtener más beneficios. Pero si eso lo hacen todas las empresas (como ha ocurrido en los últimos años) lo que sucede es que disminuye la demanda potencial total que hay en los mercados puesto que ésta depende en gran medida de la capacidad de compra de los trabajadores.”

Es decir, si el consumidor medio no tiene dinero, no gasta, y la economía se para. Hacer que consuma a base de endeudarse, como se ha pretendido y se ha ido haciendo estos años, es sólo aplicable como medida temporal, pero a la larga es también insostenible.

¿Y LA LECHE DE LAS VACAS GORDAS?

Sin embargo estos años hemos disfrutado de bonanza, o al menos eso nos decían: que había crecimiento económico (situando de esa forma tan simplista y manipuladora el incremento del PIB como único indicador de la marcha de la economía) ¿Cómo es que no hemos tenido más dinero para ahorrar y ahora consumir, con tantos años de “crecimiento”? La causa ha sido el desproporcional reparto de la riqueza. Las Naciones Unidas han alertado recientemente  a través de la OIT del incremento espectacular de las desigualdades en los últimos años al respecto. Otros estudios similares como el de la OCDE apuntan en la misma dirección.

¿Son malas las desigualdades? Como casi siempre, depende. Se supone que una cierta desigualdad en el reparto de la riqueza hace más eficiente el sistema, pues supone un incentivo a la actividad emprendedora. Poca gente pone ya eso en duda después de la caida del bloque comunista. La cuestión es: ¿hay un límite? ¿Ha de haber un tope máximo razonable a esta desigualdad? Esta crisis está dejando claro incluso para los más fanáticos del libre mercado que un reparto extremadamente desigual tampoco garantiza la eficiencia del sistema, sino todo lo contrario.

Es decir, unas rentas del capital desproporcionadas, que concentran todos los beneficios mientras se rebaja el nivel de ingresos o el poder adquisitivo de los asalariados, convierte a estos últimos en pobres. Y como hemos dicho, los pobres no consumen. Y si no consumimos, no hay economía.

EL SALARIO DE LOS ALTOS CARGOS

Esto en cuanto a la relación del reparto capital vs. trabajo. En cuanto a las desigualdades en las remuneraciones, unos altos salarios para los altos directivos, condicionados al exito de la gestión, pueden incentivar un desempeño mejor en la gestión de las empresas. Sin embargo, unos salarios totalmente desproporcionados e independientes del éxito o fracaso de la gestión, pueden tener un efecto totalmente destructivo sobre la economía, como se ha demostrado en esta crisis.

Así que ajustes salariales, sí, pero debe aplicarse precisamente a aquellos que más los han estado predicando hasta ahora, pues los demás ya no tenemos margen para apretarnos más el cinturón sin que la economía se hunda por completo.

LAS MEDIDAS DE OBAMA

En este orden de cosas, parece que hay también estos días ganas de llenarse la boca por parte de algunos políticos con grandilocuentes palabras sobre el escándalo de algunos bonus y la necesidad de regulación al respecto. Como sudece demasiado a menudo, las palabras agradables a los oídos del pueblo pueden acabar sustituyendo a la acción real. Estos últimos días se ha hablado mucho de las limitaciones que el presidente Obama ha impuesto a los sueldos de los directivos de los bancos beneficiados de las ayudas del estado. Los directivos afectados se han hecho los ofendidos y el presidente ha salido como defensor del pueblo llano. No han tenido que pasar muchas horas, sin embargo, para que le hayan llovido las críticas desde distintos medios, que le acusan de que la medida no es más que aparente, algo esencialmente de cara a la galería. Entre otras cosas porque al parecer hace referencia sólo al salario base de los directivos, y todo el mundo sabe que los grandes directivos pueden fácilmente obtener un alto porcentaje de sus ingresos bajo  categorías diversas de complementos salariales. Así, lo único que hará la nueva norma es cambiar el reparto de los conceptos que aparecen en la nómina del directivo en cuestión, y no la cantidad final que van a ingresar.

Va a ser difícil separar la escenografía de las acciones en los próximos meses. Los dirigentes saben que la gente está enfadada, y la demagogia puede fácilmente convertirse en la reina de la fiesta. Sólo podemos rezar porque haya alguien inteligente allí arriba que sepa que ni la cosmética ni la cirugía estética nos van a sacar de ésta.

Algunas fuentes:

Comentarios

3 comentarios sobre Ajustes salariales… ¿Para quién?

  1. Gonzalo Toca el Febrero 24th, 2009 12:35

    Francamente: es un artículo cojonudo y muy bien documentado.

    Sólo quiero añadir tres matices:

    1º)La Ley de Say demuestra que es la demanda la que depende de la oferta y no tanto al revés. Dicho de otra forma… es más útil que las empresas multipliquen su producción que hacer que los particulares tengan más ingresos para consumir. Los salarios son claves pero no tanto como se suele creer.

    2º)Tienes razón: el gesto de Obama es más populista que otra cosa, pero no olvides que la parte “real” vendrá con la no renovación en 2010 de los recortes fiscales que impulsó la administración Bush.

    3º) Yo soy muy escéptico con lo de reducir los bonus y pienso que sólo debe hacerse cuando las empresas estén recibiendo dinero público. Ya se ocuparán las propias empresas de no pagar a sus directivos un sueldazo tan increíble que les haga olvidarse de sus objetivos anuales. Están aprendiendo una cruda lección.

  2. alexs el Febrero 24th, 2009 13:38

    Gracias por el comentario, Gonzalo.

    Respecto al primer punto al final parece un poco como el huevo y la gallina, no? La idea es que por más oferta que generemos, y aunque en teoría esta pueda dar lugar a la demanda, si el flujo de ingresos no se reparten suficientemente ésta puede no cumplir dicha función de “generar demanda”. La causa sería que las rentas quedan acumuladas en una parte de la población que globalmente genera menos demanda que si se ésta se repartiera un poco más. Dicho de forma muy simplificada, si sólo pueden gastar los ricos globalmente no se gasta suficiente. Aunque estos gasten algo más con más producción, el incremento global de la demanda sería insuficiente. La pelota entonces vuelve a la producción, que finalmente acabaría no sosteniéndose por falta de demanda, tal como está ocurriendo. Probablemente esta contracción queda exagerada por un efecto pánico (tanto en oferta como en demanda) que la hace aún peor. En este sentido si anuláramos el efecto pánico e incrementáramos o mantuviéramos la producción tal vez podríamos hacer que la caída fuera menos dramática, pero dudo mucho que solucionáramos el problema.

    Saludos!
    Alex

  3. Louella el Diciembre 12th, 2017 21:27

    If some one wishes expert view concerning blogging after that i advise
    him/her to goo to see this weblog, Keeep up the nice work.

    Here iis my web site :: lampu pju tenaga surya

Escribir comentario