El desastre europeo no es culpa nuestra

Navegando el domingo pasado por Internet me enteré de que una caravana informativa sobre las elecciones europeas se detenía en mi ciudad (Barcelona) justo ese día. Tras llamar sin éxito al 010 y al 012 -que no tenían constancia de “nada semejante”-  averigüé finalmente por la web de un medio local su ubicación, junto a la catedral.

Así que fui a informarme sobre Europa. Entramos unos 10 o 12 en un espacio austeramente decorado con una pantalla de plasma, donde apareció una chica con gafas oscuras y aire futurista. Con el nerviosismo del actor inexperto obligado a interpretar un guión absurdo,  nos contó que venía del futuro (2030 o así), tras lo cual dio paso a un vídeo.  En él se contaban las maravillas logradas por nuestra sociedad en ese tiempo (coches electricos, paz en el mundo, etc.), y que todo ello había sido gracias a la votación del 2009 para el Parlamento Europeo. Al terminar la chica preguntó si alguien quería lanzar por el micro una “petición al Parlamento”. Sólo se acercaron los dos únicos niños presentes, de unos seis o siete años, que se reafirmaron el lo de acabar con las guerras. Un cámara que estaba grabando a nuestro selecto grupo, ante la oportunidad de capturar un material mínimamente televisable, le pidió a uno de los niños que lo repitiera, ahora en español (pues lo había dicho en un inconveniente catalán). El chaval, dócil, educado y ajeno a los enfermizos debates lingüísticos de sus mayores, así lo hizo, encantado y sin problema.

Et voilà! Así acabó nuestro tour por Europa y sus elecciones. Gracias por venir. Ni un folleto informativo –sólo un CD semioculto en un rincón, que ni siquiera nos ofrecieron-. Ni un triste gráfico en la pared, ni una explicación sobre las funciones del Parlamento, los principales grupos, con qué partidos nacionales se corresponden, etc. Eso sí: un boli de regalo, un bloc de hojas blancas y una piruleta de la Unión. Entramos como ignorantes y salimos convencidos de que nuestros gobernantes nos consideran imbéciles.

Comentarios

Un comentario sobre El desastre europeo no es culpa nuestra

  1. Gonzalo Toca el Mayo 5th, 2009 7:54

    La pregunta es: ¿nos consideran imbéciles o el problema es más bien que ellos no dan la talla?

    Mi impresión Álex es que… nos tratan como les gustaría a ellos que les tratasen… es decir que lo único que conocen de Europa es el futuro, un bloc en blanco y una piruleta de la Unión.

    Por otro lado, lo de darnos golosinas les pega mucho… ¡Cuánto tiempo no llevarán tratándonos como a niños!

    Un saludo,

    Gonzalo.
    http://cisnesnegros.wordpress.com/

Escribir comentario