El Parlamento Europeo tumba la directiva de las 65 horas semanales.

Finalmente el Parlamento Europeo nos ha sacado las castañas del fuego y ha detenido (al menos de momento) la ratificación de la directiva por la que se pretendía permitir a empresarios y empleados pactar jornadas laborales de hasta 60 o 65 horas semanales.

Es una muy buena noticia que refuerza la credibilidad de la Eurocámara como órgano de representación de los ciudadanos. Es también una muestra más de que deberíamos estar todos más atentos a lo que ocurre y se decide en la Unión Europea y sus instituciones, pues en muchos casos puede afectar seriamente a nuestro modo de vida. No es la primera vez que los ministros de los distintos gobiernos estatales fijan entre ellos acuerdos  que perjudican a los electores (a espaldas de estos, lejos de sus países, en la nebulosa indescifrable y distante de las decisiones europeas), y tiene que ser el Parlamento el que ponga las cosas en su sitio. Por eso es importante que todos prestemos más atención a lo que ocurre en Europa, y que nos tomemos todos más en serio las elecciones al Parlamento Europeo (las próximas son en 2009, dentro de seis meses). No nos ayudan mucho nuestros políticos, que se dedican a presentarlas siempre en clave nacional y realizan un esfuerzo de explicación nulo del funcionamiento de la democracia en la UE, pero ya es hora de que los ciudadanos asumamos un poquito de responsabilidad y estemos más atentos e interesados. Nos jugamos mucho.

Más información: Noticia en La Vanguardia (EFE)

Comentarios

Escribir comentario